miércoles, 19 de septiembre de 2007

¿Todo va bien? Pues claro que si, esto va de lujo

Cuando señalas con el dedo,
recuerda que otros tres te señalan a ti
Proverbio árabe

A lo largo de la vida se suelen recibir críticas. Por todos los lados, y por las causas más diversas. Generalmente cuando criticamos a alguien solemos olvidar que nosotros también somos susceptibles de crítica, ya que nadie es perfecto (lucha entre mi ego y mi sentido estético: en lugar de decir "salvo yo" diré "afortunadamente, ya que la perfección es lo más aburrido que hay". Además, mi natural modestia me impedirá siempre admitir lo que es más que evidente).

Una de las críticas que he recibido, recibo habitualmente, y lamento informaros, recibiré, es acerca de la extensión. No solo de mi barriga, sino de mis textos y conversaciones. No hay forma de ocultarse: tenéis razón, y lo peor de todo es que es algo difícil de cambiar. Aunque a veces hay ocasiones en las que la brevedad se impone porque poco más se puede decir. Panda de cabrones...

Estudia una carrera, hijo, que te servirá de mucho en el futuro... si ya lo decía la canción: "La vida pirata es la vida mejor".


Y lo único que hacemos es pedir más vaselina para que sigan introduciéndonos cosas por vía ano-rectal.
Me teneis de un contento...


Desde la nausea:
Paso de hablar de Bolonia, de la ANECA, de la estupidez de que la universidad sea "rentable", de los desmanes que año tras año y plan tras plan se producen en lo que ahora se llama primaria y secundaria. Por hoy no veo la necesidad de que nos cabreemos más.

No hay comentarios: