lunes, 24 de septiembre de 2007

Se me tenía que haber ocurrido a mi


"La vida es eso que se pasa mientras haces planes"

¿He perdido un año de mi vida?

Al fin y al cabo, llevo cerca de un año haciendo algo que no me apasiona. Pero claro, hacer algo que a uno le apasione es , por lo general, complicado. Incluso el hacerlo no garantiza que uno vaya a encontrar esa plenitud de espíritu soñada, o algo que se parezca, aunque sea mínimamente.

Una de las opciones posibles, sobre todo si Vd nota dentro de sí el gusanillo de la creatividad, puede ser el crear uno su trabajo. Bien algo ya existente adaptado a la propia personalidad, bien desarrollar algo nuevo que nadie había reparado en ello. Sólo es cuestión de hacer un análisis directo y sin engaños de uno mismo para responder a esa sencilla pregunta: ¿qué es lo que más me gusta en la vida? ¿En qué me gustaría trabajar toda la vida sin dejar de disfrutarlo ni un solo día?. Pregúntate querido visitante (o visitanta, no quiero ser tildado de opresor lingüista).

"Es que a mi me gusta tocar culos".

Bien. Vale. A priori uno puede pensar que con esas aficiones no pasaremos jamás de sobón de línea de autobús, esa clase de mísero infraser cuyo único afán en la vida es patéticamente triste (curiosamente la misma variedad de infraser, observado por la noche y en un local donde vendan copas, está mejor visto... va a resultar que, en el fondo, todo es relativo, aunque ambos den el mismo asco).

A lo que ibamos, estimados y estimadas culoadictos. ¿Pensais que todo está perdido, qué tendreis que sufrir en silencio y que nunca conseguireis realizaros como personas? ¡¡No desesperen, niños y niñas!!.

El mundo de las supercherías y las seudo-ciencias viene en nuestra ayuda, oh adictos a los culos.
La Culomancia es nuestra salvación.

Gracias a Magonia por reseñar el que, sin duda, va a ser nuestro medio de poder aunar trabajo y diversión.
¡¡¡Hip. Hip, Hurra!!!

No hay comentarios: