jueves, 20 de marzo de 2008

The world is neither fair nor unfair
The idea is just a way for us to understand
But the world is neither fair nor unfair
So one survives
The others die
And you always want a reason why

Where the birds always sing
The Cure

...hubo una vez una breve compañera de viaje que me contó el significado real de 'saudade', ya que el que yo creía saber era solo la superficie de la cuestión

...hace poco estuve en Oporto... no quise ir en su momento porque siempre encuentro motivos para no hacer las cosas (yo me divierto así, practicando esa especie de karate para los inclinados a la comedura de tarro). Me alegra decir que en ocasiones es bueno que nunca te hagan caso. Y lo disfrute. Vaya que sí. Disfruté de la hermosa decadencia de la ciudad, fumé por las noches recorriendo sus calles semivacias, paseamos durante el dia yendo a la deriva por sus calles, llegando al siglo XIX en ocasiones. Disfrutamos del mar y de atardeceres para los que no hay pintor o fotógrafo capaz de hacer justicia.

Y en ningún momento te eché de menos, lo cual me hace sentirme algo mezquino. Pero la culpa es tuya, ya que me recordaste que hemos de disfrutar la vida hoy porque mañana será tarde.

Echo de menos ese último cigarrillo del dia, cuando hacíamos balance de lo que fuera menester, cimentando las bases de nuestro republicano anarquismo. O los refrigerios a destiempo con los que solíamos homenajearnos. A veces solo veíamos a Earl y a Randy tachando cosas de su lista, o en mutua compañía disfrutabamos de nuestro silencio. Una sola cosa era constante, lo mucho que nos descojonabamos.

No me había parado a pensarlo hasta ahora, pero de alguna manera en oporto comprendi realmente el significado de la 'saudade'. Te debo muchas cosas, amigo mío, y aunque agradezco el tiempo que pasamos juntos, soy un avaricioso egoista, y me jode que se acabara tan bruscamente.


Maldito cabrón.

Te voy a echar mucho de menos, sibling.

7 comentarios:

Alma dijo...

Alguien me puso una vez en mi blog, cuando yo también necesite despedirme, respira...

En aquel momento no me di cuenta, pero es verdad que en estos casos se queda siempre el aire contenido.

Un abrazo.

Respira

El Pater dijo...

mi señora, como siempre la sabiduría acompaña tus palabras.
me alegra mucho leerte y saber que las nubes que oscurecían tu cielo se van alejando.
siempre a sus pies

Parleño dijo...

Todos los días comprobando en mis lectores RSS si había publicado algo para darme cuenta hoy de que no funcionaban.

Se agradece su vuelta y se disfruta su lectura :-)

Portugal, me encanta, tan decadente, tan cercano, un país en el que nos reconocemos tanto pero al que tanto damos la espalda. Y triste historia la que cuenta, aunque con un feliz final. A veces uno se siente culpable por haber seguido adelante, qué cosas...

El Pater dijo...

viniendo eso de alguien tan prolífico y con una visión del mundo envidiable (como tu blog, ¡bellaco!) es un halago mayor que la medalla Fields y el premio Abel juntos.
y si, es curioso eso del trauma del superviviente...

afectuosos saludos, maestro

sara dijo...

¿Te he dicho que me encanta?

Nines dijo...

Conoces esa sensación de cuando todo se queda en silencio y entonces tomas consciencia de que habia un ruido insoportable de fondo?
Ponerte ciego a comer en una mesa y cuando estás lleno darte cuenta del hambre que tenías?
Los opuestos... maestros de la realidad!

Tan valiosos los unos como los otros... así pues.. que maravilloso no conbertirlos en dilemas éticos!

Un abrazo.

ana dijo...

Dejar las costumbres que nos gustan es muy dificil pero lo bueno es haber podido disfrutar de ellas y encima tenerlas para uno mismo ya que perdurarán en el tiempo gracias a que lo llevas en tu memoria que es algo que nadie te podra quitar.